domingo, junio 26, 2005

Entrañables perdedores con corazón de triunfadores


Es muy fácil irse al cine y criticar una obra sin preguntarse por el orígen de la misma; pasa a muchos, sin embargo esta vez, he descubierto la agudeza con la que un compatriota ha sabido mostrar sin pelos en la lengua la tramoya y en muchos casos el sostén de la teta que nutre la vida política en países como el mío (¡aunque no exclusivamente!). Cuando veo cosas bien hechas como estas, me siento orgulloso de ser un "ser humano colombiano", y tengo menos miedo de seguir adelante con lo que me propongo, porque son hechas por personajes que como muchos otros hemos tenido que salir de nuestro país para vivir una vida más afin a lo que esperamos y nos damos cuenta de que las cosas se ven tan distintas desde afuera. El autor del libro ha hablado de una sensación de "entrar derrotado en la cancha" típica de su personaje principal, Victor Silampa; y con mucha tristeza, me doy cuenta de que es la misma con la que muchos nos tenemos que desayunar todos los días. En fin...he encontrado en Yahoo unos interesantes notas de producción de la película que actualmente se está exhibiendo en España "PERDER ES CUESTION DE METODO" , dirigida por Sergio Cabrera, con el guión de Jorge Goldenberg basada en la novela homónima de Santiago Gamboa. El director comenta que:..."hacía muchos años tenía deseos de hacer una película sobre la que es quizás, la más grande amenaza para la democracia en Colombia: la corrupción. Y no puedo negar que mi paso por el Congreso de la República hace unos años se agudizó ese viejo anhelo. Justamente fue por esos días cuando cayó en mis manos un ejemplar de Perder es cuestión de método. El título de la novela de Santiago Gamboa (entrevistado por el periódico El País de Colombia) ya auguraba un espacio donde podrían vivir muchos de esos entrañables perdedores con corazón de triunfadores que habitan el mundo que me gusta imaginar, el de los que creen en la justicia y están dispuestos a luchar contra toda la porquería que la contamina, aun a sabiendas de que están destinados a la derrota. En cuanto empecé a leer la novela, me di cuenta de que en ella no sólo había espacio para los románticos; ahí también estaba retratado el viscoso y repugnante mundo de los especuladores y los corruptos, y de las mafias que se organizan al abrigo de los pequeños espacios que el Estado les deja libres para enriquecerse a su antojo. Fue en ese momento cuando en la novela vi una película, una película de las que me gusta ver y de las que me gusta rodar; porque los conflictos que generan estas dos radicales y contradictorias miradas de la sociedad son la esencia de Perder es cuestión de método y de cierta manera han sido también la esencia de mi cine. Posted by Hello

1 Comments:

Blogger Victor Flyte said...

Amigo, muchas gracias por tu visita y por tus palabras. Son un apoyo y un estímulo. Gracias.
Leo con gran interés tus escritos: me gustan.
Un fuerte abrazo!

lunes, junio 27, 2005  

Publicar un comentario

<< Home